cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome

Condicionan a un profundo debate contrato colectivo del sector aluminio

INDUSTRIA ALUMINIO | 21 de mayo de 2013

Ciudad Guayana, 21 may (Correo del Caroní).- El contrato único en la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) no es un buen precedente para los trabajadores del aluminio. Si ese será el destino de los beneficios del personal, apunta el secretario de reclamo de Sutracarbonorca, Robert Pinto, entonces es preferible mantener los contratos por empresa.

La negociación de una convención marco no puede ser a la ligera ni impuesta por los presidentes de las corporaciones, tampoco por sectores sindicales, expuso el dirigente.

Pinto dijo, en respuesta al planteamiento del dirigente alcasiano Diego Castro, que no hay las condiciones para alcanzar ese contrato si el Estado no puede cumplir con los beneficios rezagados que hoy tienen los trabajadores en contratos con hasta cinco años en mora.

Si el Estado quiere dar el ejemplo, propuso, debe comenzar por una homologación de los beneficios tomando como referencia las cláusulas del contrato de CVG Alcasa que, según Pinto, es el que tiene mejores condiciones socioeconómicas para los trabajadores.

“En Alcasa tienen tres meses sin pagar la caja de ahorro ¿esa es la homologación que nos quieren dar?”, inquirió.

Planteó que habrá un debate abierto por la dirigencia sindical, incluso que se impulsen las micromisiones de manera democrática. “Nosotros no queremos el ejemplo de Corpoelec”, agregó.

Discusión paralizada
El secretario de trabajo y reclamo denunció que desde hace dos meses no discuten ni una cláusula del contrato porque, según la empresa y la Inspectoría, no tienen lineamientos.

Para Pinto esto es una señal de la poca disposición que hay y cree que se pretende distraer a los trabajadores con la negociación de un contrato único, nueve meses después de que se instalaron las mesas contractuales.

Al final de la tarde, empresa y sindicato, acordaron un ajuste de 2 por ciento tal y como se dio en Alcasa para impedir que el escalón más bajo del tabulador quedara solapado por el salario mínimo.

VENEZUELA